Site Loader
Tultitlán Edo. de México

¿Cómo quitar manchas en el acero galvanizado en 3 pasos?

Si bien, el acero galvanizado es resistente, no quiere decir que no necesite cuidados. Al descuidarse le salen manchas y aquí te decimos como quitarlas.

Manchas en el acero

Cuando se compra acero galvanizado se confía en que la resistencia de este material puede soportar lo que sea, sin importar la cantidad o el tiempo en que se le exponga a algún químico o ambiente agresivo con el acero. Si bien su resistencia está comprobada, no es indestructible y puede sufrir daños sin los cuidados adecuados.

Uno de esos daños son las manchas del acero galvanizado, mismas que aparecen por un mal manejo del producto o por la falta de mantenimiento y cuidado al trasportarla, por lo que en este blog, te enseñamos a deshacerte de ellas y mantener el aspecto de tus productos de acero lo mejor posible.

Medidas de seguridad

Para ello, se necesitan ciertos cuidados que deben cumplirse para seguridad del personal que será encargado de darle mantenimiento y restaurar las láminas a su estado original. Los elementos obligados son guantes de hule, mascarilla, cubrebocas, casco y calzado antiderrapante.

Para la limpieza de láminas galvanizadas con manchas se requiere de detergente que contenga amoniaco, dicho químico es capaz de tratar las manchas en el acero, por lo que si es capaz de afectar este material, imagina lo que le puede hacer a la piel. Por ello es obligatorio el uso de guantes para proteger las extremidades del encargado de dicha limpieza.

Paso 1

Posteriormente, al contar con las medidas de seguridad y el detergente con amoniaco, se procede a hacer una mezcla con dicho detergente y agua. Se recomiendan 250 ml de agua por cada 50 ml de amoniaco, recuerda usar guantes y evitar el contacto con cavidades. A falta de amoníaco, se puede usar óxido de calcio, vinagre blanco, o jugo de limón en proporciones similares.

Paso 2

Al mezclarse estos elementos, se procede a la limpieza para eliminar las manchas, muchas veces creadas por la humedad de una área de trabajo o por un almacenamiento en un recinto húmedo. Se puede usar un cepillo o escoba según las dimensiones y posición de la lámina en cuestión, este se remoja y se restriega en el acero en movimientos circulares.

Paso 3

Al observar que las manchas se desprenden, añade más agua a la lámina para irla limpiando mientras se vuelve a tallar con la fórmula preparada. Una vez desprendida por completo la mancha, se debe enjuagar con agua y dejar descansar al acero hasta que se seque. Es importante que se enjuague bien la lámina puesto que de no hacerlo se puede dañar más al material.

De esta forma tus láminas galvanizadas volverán a ser las mismas que eran cuando salieron de la fábrica, atractivas, relucientes y funcionales para diversos usos. Como medidas precautorias, almacena el acero en ángulo para que la humedad que adquiera se escurra, evita las posiciones horizontales con este material, así como debes procurar espacios secos y bien ventilados.

Recuerda tomar en cuenta los puntos mencionados anteriormente a la hora de elegir el material que más te convenga.

Si deseas adquirir esta Lámina Ternium ponte en contacto con un ejecutivo de ventas al 0155 5888 9272 o llena el formulario que se encuentra en nuestra página de contacto haciendo click aquí.

¿Necesitas una cotización?

¡Llámanos al 0155 588 9272!

Post Author: Aceros Crea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *